sábado, 19 de febrero de 2011

Amaba sufrir a gritos.

Era una chica a la que le gustaba sufrir. Se dejaba golpear el alma con los puños de hierro de él. Cuando discutían una sonrisa se encendía en su interior, pensando en la oportunidad que tenía de arrastrarse ante él y dejar que su dignidad se hiciese cada vez más pequeña. Cuando la miraba con el odio azul de sus ojos, a ella le daba un vuelco el corazón. Sus reproches alimentaban la trama. Se decía que era puro teatro. Se creía una gran actriz. No, no es que fuera una gran actriz. Le gustaba tener que llorar a lágrima viva, surcando en sus entrañas para buscar lo poco que quedaba de razón entre sus neuronas. Decía que comía todo lo que le ponían en el plato, pero se le colaban las penas entre las costillas. Dolía mucho verla así y tener que fingir que no importaba verla sufrir de esa manera.
Él se enfada por una tontería diminuta, ella crea un acto perfecto, hace una actuación magnífica de novia herida y desconsolada. Vive para él. Su puta esclava.
Ella, la princesa digna de cuento de hadas. Aquélla que enamoraba a los chicos con sólo una mirada o una sonrisa pícara. Esa chica joven, tan digna y sofisticada. Nunca había probado el sabor de una polla. Le gustaba decir que ella no hacía esas cosas. Era su orgullo. Le repugnaba y no se sentía capaz. Hasta que le conoció a él, claro.
Ahora, con el estómago lleno de esperma y amargura. Con la piel magullada por su mano dura. El corazón derruido por palabras atómicas, descansa intranquila en su cama vacía, esperando al amor de su vida. Por que le hace sufrir, sólo porque le hace sufrir. Y así sabe que al menos puede llegar a sentir algo.
Confunde amor con odio, piensa que cada bofetada es un te quiero. Le dala vuelta a la trama de su vida. Cuando él no la deja ver a sus viejas amistades, piensa que es amor y no posesión. Cuando él la viste de hombre y le roba el maquillaje, ella dice que es porque la quiere demasiado. Los celos le corroen y ella, adicta a las sustancias corrosivas, deja que el ácido de sus pensamientos la envuelvan.
No, no es la misma chica que conocí hace catorce años atrás. Y mientras espero con impotencia a que abra los ojos y se de cuenta de todo este teatro absurdo está acabando con su vida, que acabará por convertirse en polvo y volar muy lejos de aquí.

4 comentarios:

Onofre B dijo...

Esta entrada es bastante dura. No estoy seguro de si se trata de un relato convencional sobre maltrato pero llevado más lejos, creo que no.
¿Qué intentabas? Porque sigue pareciéndome muy brutal para que sea ningún tipo de cuento con moraleja sobre mujeres que en pareja se anulan a sí mismas, por ejemplo.
Estoy intrigado. Me ha gustado, pero... quizá lo he visto excesivo. ¡Pero esto es una crítica constructiva! ;) De lo que si me alegro es de que hayas vuelto a escribir aunque sea aisladamente (:

Vilma Picapiedra dijo...

Tristemente es una historia REAL que está viviendo ahora mismo una amiga mia, de mis mejores amigas. Ese mismo día la vi y me quedé tan hecha polvo y con tanta rabia que lo escribí así, con brutalidad. Sé que es algo brusco, es lo que intentaba y es vulgar. Quería crear esa sensación sabes? No sé, estoy tan cabreada y no puedo hacer nada para cambiar las cosas, asi que me desahogo escribiendo la historia (que por cierto es un fragmento resumido de mi "libro")
gracias por la critica, que te parezca excesivo es bueno, pero tienes razon en que yo no suelo escribir de esa forma, creo que estoy evolucionando, pero claro, he de matizar :)
un besito!

Chochitorosa dijo...

nena, hazte un blog o un tumblr para colgar tus fotos.

Teuvo Vehkalahti dijo...

Greetings from Finland. This blog is fun to explore, through other countries, people, culture and nature. Come take a look Teuvo pictures blog. Also tell all your friends why he must visit Teuvo pictures blog. Therefore, to obtain your country's flag rise higher Teuvo images to your blog flag collection. Have a wonderful weekend Teuvo Vehkalahti Finland