miércoles, 11 de agosto de 2010

Flashback de madrugada.

No sé si es verdad, si es algo que he querido olvidar, si es un recuerdo falso o real.
Era feliz, indescriptiblemente feliz. Ella reía conmigo, entrelanzando una sonrisa con otra, acariciando mis labios con su lengua.
Jugábamos a contar los lunares de su brazo y competíamos para ver quién tenía más. No recuerdo quién ganó, sólo sé que acabamos entre las sábanas y no dormimos hasta que la luz del día se filtraba por la persiana.
Su piel era tan suave, su risa tan cálida, sus besos tan humedos.
No creo que vuelva a sentirme así de enamorada, ese tipo de amor que te ciega y no te deja ver nada más. Como un foco de luz blanco al que tienes que seguir aunque te queme.
Luego recuerdo como acabó todo y como acaba siempre y me pongo a pensar... ¿Por qué desperdicio mis mejores deseos? ?Por qué me enamoro de personas que no se lo merecen?
Siento que desperdicio todo el amor que siento, que lo vuelco siempre en la persona equivocada. ¿Y cómo lo evito? Es prácticamente imposible, porque nadie elige cuándo, cómo, dónde y por qué se enamora de alguien.
Sería aburrido si no fuera así pero también sería menos doloroso si pudiésemos elegir, elegir bien, quiero decir.
Esto lo escribo pensando en muchas personas, en gente que me ha hecho daño, gente que piensa como yo, que ha sufrido o sufre por amor.
La moraleja es... que no hay moraleja.

3 comentarios:

Alex dijo...

Si tuviera que elegir una frase como la mejor tendria que copiar todo el texto. Fantastico :)
Y como has descrito el sueño...Precioso

Vilma Picapiedra dijo...

En realidad no es un sueño, es algo que he vivido realmente, aunque me esforzé tanto en olvidarlo que no sé si ocurrió exactamente así.
besito :)

Ai-Vicious dijo...

Has escrito sobre lo que hablamos…
Me acabo de dar cuenta de que mi última entrada-desvarío también tiene algo que ver, bueno, a menos con lo de elegir a quién amamos… U.U