martes, 3 de agosto de 2010

¿Alguien me ha visto? Porque no me encuentro.

¿Qué ha sido de mí? ¿Dónde esta mi fortaleza, mi vitalidad, mi seguridad? ¿A dónde han ido?
¿Dónde han ido a parar mis sonrisas y mis risas?
Yo no soy así, lo que conseguí avanzar durante tres años de esfuerzos se ha casi esfumado.
No estoy segura de mi misma.
Me odio, no puedo ni verme.
Lloro con mi reflejo y araño mi piel intentando arrancarme el dolor de las entrañas.
Ni siquiera queda la sombra de lo que era. Soy una vulgar imitación de mi misma. Con lo mucho que me costó encontrarme, para ahora perderme otra vez.
¿Por qué no se van mis ganas de llorar? ¿Por qué no me puedo desahogar?
¿Por qué no puedo dejar de echarte de menos, Felicidad?

No soy así. Sé que no soy así, porque me he conocido, me conocí de verdad y poca gente me ha conocido. No es fácil conocerme. Soy difícil de querer, puede que aquí tenga soltura para hablar y sentir, pero es muy diferente en la realidad de mi vida. Soy incapaz de hablar de mis sentimientos, de expresar como me siento, porque me da miedo mostrarme vulnerable, me da miedo llorar delante de la gente. Me pasa mucho cuando hablo de algo que no quiero hablar en público. El llanto se apodera de mí y me duele terriblemente los músculos de la garganta, me duele la mandíbula y me queman los ojos. Las lágrimas luchando por salir de entre mis parpados. Pero algo dentro de mí, mi orgullo, mi odio hacia las razones por las que estoy aquí… y ¿Qué razones son esas?
Ser feliz, quiero ser feliz y tengo miedo de serlo, porque sé que la felicidad es efímera.

Destruimos siempre aquello que más amamos
en campo abierto, o en una emboscada;
algunos con la ligereza del cariño
otros con la dureza de la palabra;
los cobardes destruyen con un beso,
los valientes destruyen con la espada.



Óscar Wilde, Balada de la cárcel de Reading.

1 comentario:

Just Zombie dijo...

Me encanto el texto,porque me representa a veces muchisimo.:)