sábado, 6 de marzo de 2010

Última esperanza.


Mis manos heridas son las manos de todos aquellos que sufren.
Heridas metafóricas, reflejadas en la piel.
La sangre es el dolor que emana de los cuerpos castigados por el miedo.
Las manos, reflejo del alma, se aferran a Dios como única esperanza de conseguir la paz interior.
La fe es el camino hacia la felicidad y en ese camino, existen obstáculos que me fortalecen.
El dolor es la prueba que Dios me impone, para verificar mi fe.



Foto: "última esperanza", trabajo para fotografía.

4 comentarios:

Avril dijo...

¿Has hecho tu la fotografia?
Es genial.

.A. dijo...

Joder, Vil, de máquina! jeje

Just Zombie dijo...

Muy buena,te sigo x aki.

Vilma Picapiedra dijo...

Sí, la foto es mía :)
fue para un trabajo de clase de fotografía