miércoles, 13 de enero de 2010

Relación "profesor-alumno".

Los profesores tienen la idea errónea de que al ser la autoridad absoluta en una clase tienen el poder para someternos a su voluntad, creen que sólo somos alumnos y no personas. Creen que están en su derecho para insultar, degradar, humillar, anular, amenazar e imponer sus absurdas reglas sin consecuencias. Pero sí que las hay, no inmediatamente, lógicamente, pero consiguen tener alumnos muy cabreados y protestotes, además de personas desquiciadas y con “el síndrome del alumno quemado”. Sí, los profesores tienen la llamada enfermedad del síndrome del profesor quemado, no saben lo que es ser alumnos de ellos mismos. Se suicidarían.
Un día agotador repleto de repliques, anulaciones, insultos (que me llamen inmadura que me parece un insulto enorme en mi persona), queriendo explicarme y sin que me dejasen, etc, etc, etc.
Para acabar, Isabel, Lola, iros a una isla y no volváis.

No hay comentarios: