miércoles, 30 de diciembre de 2009

La Promiscuidad.


Hoy, a petición de una amiga (¡Hola Paola!) voy a hablar de la Promiscuidad, así, con mayúscula la primera. Pero antes, voy a poner una definición de Promiscuo/a según la Real Academia Española.

promiscuo, cua.
(Del lat. promiscŭus).
1. adj. Mezclado confusa o indiferentemente.
2. adj. Que tiene dos sentidos o se puede usar igualmente de un modo o de otro, por ser ambos equivalentes.
3. adj. Se dice de la persona que mantiene relaciones sexuales con otras varias, así como de su comportamiento, modo de vida, etc.


Obviamente, me centraré en la tercera definición. ¿Es compatible el amor con la promiscuidad? Todo depende, no todo es blanco o negro. Voy a dar mi opinión, ya que es eso lo que se me ha pedido, así que allá va.

Para mí, la Promiscuidad no es mala, siempre y cuando se tengan unas pautas y valores que no dañen a las otras personas implicadas. Hablando mal y pronto, que no te folles a nadie si tienes pareja estable, a no ser que se haya hablado y se mantenga una relación abierta o vete tú a saber qué, si a tu pareja le parece bien, pues oye, aprovecha.
Tampoco es mala si estas soltera (hablo en femenino porque soy mujer y en temas de chicos no me meto), si no tienes pareja haz lo que te de la gana. Me da rabia la gente que piensa que somos unas putas solo por ser gente socialmente activa, aparte de que la definición de puta es otra, para mi, lo que sí sería una puta es una persona que engaña a su pareja con otra. Eso sí que es ser puta, no, creo que eso es peor, porque al menos las putas lo hacen para pagar facturas y no por gusto. (Un beso para todas las putas que estén leyendo este blog, va por ti, Lau.)
También está el topicazo de “los homosexuales, tanto hombres como mujeres, son todos unos promiscuos y promiscuas”. Vamos a ver, me encantaría ir a casa del/la gilipollas que se le ocurrió la frasecita de marras para decirle un par de cosas.
- ¡Eh! Soy más lesbiana que nadie, y no voy tirándome a todas las tías que me encuentro por la calle. ¡JÁ! ¡He tirado tu teoría por los suelos!
En fin, para concluir mi opinión, una frase: "No hagas nada que no quieras que te hagan a ti".

1 comentario:

Lys Chan dijo...

Yo creo que con la última frase, queda todo claro. Lo primero es el respeto, y no dañar a nadie a mala fe.