lunes, 23 de noviembre de 2009

Intento de descripción número 8.259.


Todas las veces que he intentado describirme, hablar de mí, siempre, me he dejado algo. Así que opto por describir lo que pienso que son mis rasgos personales más importantes. Mi marca, mi sello de identidad.
Soy rebelde por naturaleza, mal hablada por parte de familia (¡Y qué coño! ¡Me gusta decir tacos, joder!), a pesar de todo, soy dulce, me gusta mimar a los míos y demostrar mi afecto, pero, a según qué personas. Soy reservada, no me gusta contar mi vida o mis intimidades por ahí, al no ser que sea alguien de confianza o alguien especial.
Hay gente a la que quiero demasiado y no sé como hacérselo saber o me da demasiada vergüenza que lo sepan, tal vez porque así demostraría mi verdadera debilidad, cuando quiero aparentar ser una roca.
Tímida, según para qué cosas, normalmente la timidez se diluye cuando estoy a gusto con alguien, si estoy nerviosa, hablo sin parar y me muevo mucho. Me gusta reír y hacer reír a los demás, sobretodo cuando están pasando por un mal momento. Me gusta escuchar, pero, si me cuentan algo que ya he oído tropecientas mil veces, me pongo de mal humor. Soy temperamental, aunque dócil, me acoplo a los demás, supongo que tengo una personalidad amoldable. Cuando algo no es de mi agrado, lo hago saber enseguida, puedo decirlo a buenas o ponerme borde, depende de la persona y/o situación.
Soy sincera, aunque, si sé que la verdad puede doler es posible que me calle o que me vaya por los cerros de Úbeda, con tal de no dañar a la otra persona en cuestión.
Odio las mentiras, como todo el mundo, supongo. Me cuesta mucho confiar plenamente en alguien y me cierro cuando mi instinto me dice que algo va mal.
Como me dijeron una vez, quiero demasiado y sufro demasiado. Es decir, de buena soy tonta. Y me hacen daño, todos me hacen daño, de una forma o de otra, por eso, en mi corazón, en mi alma, se ha formado una barrera de hielo, que me hace ser fría en ocasiones, cuando tengo miedo o cuando algo no me gusta, una situación o algo por el estilo.
Generalmente no puedo estar sola por la calle, me entra el pánico, aunque me gusta estar sola de vez en cuando, disfruto de mi soledad.
Tengo un corazón muy grande y una paciencia todavía mayor, no me rindo fácilmente y si algo quiero, algo me cuesta, y eso lo sé desde que tengo uso de razón. “La suerte nunca regala, solamente presta” (No sé dónde lo leí.)
Cambio mucho de opinión y me canso enseguida de las cosas (ojo, no de las personas), como por ejemplo, de mi estilo, mi pelo… siempre necesito hacer algo nuevo y emocionante para evitar la rutina.
Me gusta arriesgarme, quien no arriesga no gana, aunque luego me pase noches enteras sin dormir esperando la fatídica respuesta de mi locura.
Soy un alma oscura, tal vez por mi madre, que también lo es. No siempre soy positiva y mi humor cambia mucho a lo largo del día (aunque, últimamente es bueno).
He tenido etapas de mi vida turbulentas, que, afortunadamente, han servido para bien, y las cuales he dejado muy, muy atrás y lejanas en mis recuerdos. Esas vivencias han forjado quién soy ahora y porqué soy así. Sinceramente, hay muchas cosas de mi que no me extrañan si miro a mi pasado.
Soy capaz de memorizar diálogos enteros de series o películas. Adoro hacer fotos, pero todavía no he podido ahondar demasiado en el tema (falta de recursos).
Hablando más íntimamente de mí, me gusta susurrar al oído, pasarme horas pegada a unos labios, o adherida a un cuerpo, de mujer. Me gusta mirar dormir, pero odio tener que despertar, así que suelo usar otras opciones (como lanzar a mi perra o tirar pelotas). Me gusta dormir con alguien, pero solo un rato, sí, eso rompe todo el romanticismo, pero me cuesta mucho dormir con otra persona a mi lado, aunque me gusta. Adoro que me abracen por detrás o simplemente que me abracen. Que me toquen el pelo, el corazón… que rocen mi piel y sentir ese cosquilleo maravilloso viajando por todo mi cuerpo. Me recreo el los olores y sabor de otro cuerpo femenino, e invento recuerdos que luego plasmo sobre este papel.
Me gusta ser yo misma en general, aunque desgraciadamente no puedo serlo todas las veces que me gustaría…
Y seguro que me he dejado algo… pero, lo dejo para que lo descubras , si quieres. Yo quiero descubrirte a ti :)

No hay comentarios: