jueves, 19 de noviembre de 2009

Desnuda.


Desnuda me entrego al arte, sin complejos y sin miedos. Las sombras dibujadas en mi piel, crean formas anómalas en el cuerpo. Hermosas. Éste es mi cuerpo, con el que he nacido y crecido. Es la caja que porta mi alma, mi corazón y mis entrañas.
Es lo único de mi que puedo entregar, es lo único que, comunicado con el alma, sabe dar sentido a las caricias y a los besos. Fugaces, tiernos.
El cuerpo, que nos permite vivir los orgasmos del alma, vivirlos, revivirlos, sentirlos y gemirlos.
Una fotografía oscura, morbosa y caliente. Sórdida. Puede inspirar infinitas sensaciones en distintos cuerpos, distintas almas. Yo solo quiero provocar una serie de sensaciones. Éxtasis. Lujuria. Amor. Pasión.
No sé si yo, mi cuerpo, mi alma, pueden despertar esas sensaciones en el cuerpo (alma) de otra persona, otra mujer.
Quiero hacer sentir lo que me hace sentir a mi un cuerpo de mujer, me hace evocar recuerdos pasados e inventar nuevas historias, en mi mente, o sobre este papel. Me incita a pensar, divagar, soñar. Me excita, se calienta mi piel.
El alma, que reside en el corazón, que, a su vez, vive (sobrevive) en nuestro pecho y, cada vez que ves a esa persona especial, te avisa, un golpecito, un murmullo, una sonrisa, un latido, dos latidos, miles de latidos. Fuertes, vivos.
Es el amor, almas perdidas y almas encontradas de este universo. El amor, lo que da la vida. Y la vida, lo que da sentido al amor.
Quiero sentirme así. Es la mejor sensación del mundo.
Tener el alma libre, pero encontrada.

Hoy, dormida sobre los espejos,
He soñado que abrazaba tu cuerpo
Y le hacía el amor a tu alma.
Hoy, acariciada por el reflejo de tu ser,
He recordado todas las noches de mi vida
En las que fuiste mío y te diste a mí.
Hoy, callada y silenciosa sobre la luz,
Te he dicho que te quiero en soledad
Deseando despertar al otro lado.
Hoy, dormida sobre los espejos,
Quería que ellos fuesen nuestra cama
Mecida por el reflejo de mis sueños.
Hoy, susurrando tu nombre en un rezo,
He sentido todo el dolor de tu ausencia
Perdida de nubes y esperanzas marchitas.
Hoy, al despertar de este pasado,
He visto mi sombra transparente
Caminando descalza hacia la muerte


Jordi Sierra i Fabra.

1 comentario:

Srta.Ea dijo...

pero será preciosa!?
y si que puedes si... despiertas todo eso, pero multiplicado por 1000! =)